Garbiñe Muguruza nació el 8 de octubre de 1993 en Caracas, Venezuela, producto del matrimonio entre Jose Antonio Muguruza, empresario vasco que se mudó a Venezuela en busca de mejores oportunidades, y Scarlet Blanco, venezolana de origen que intentó hacer su camino en el rubro del diseño de ropa.

 

Sus hermanos Asier e Igor, nueve y once años mayores que ella respectivamente, fueron quienes le inculcaron la pasión por el tenis. Ambos soñaban con ser tenistas profesionales y para ello se entrenaban en el club Tampico, en Guarenas. Los acompañaba una pequeña Garbiñe de 3 años. Quien iba a decir, en ese momento, que la que se convertiría en tenista profesional, y muy exitosa por cierto, iba a ser ella.

 

Con el objetivo de cumplir su sueño tenístico, y en una arriesgada apuesta familiar, los Muguruza se mudaron a España, ya que allí encontrarían mejores posibilidades. René Fajardo, su primer entrenador, dio cuenta de esta situación: “La Federación de Venezuela no tiene dinero para apoyar a nadie, ni para arreglar las pistas que están rotas ni para las líneas de la cancha”.

 

Barcelona fue el destino, más precisamente la Academia del doble campeón de Roland Garros Sergi Bruguera. Allí forjó su camino rumbo al profesionalismo, que se inició en 2012. En Miami, en su primera participación en un torneo WTA, venció a dos jugadoras de jerarquía como Vera Zvonareva y Flavia Penetta. Además, ganó su primer título ITF en Clearwater y cayó en la final en Bucarest.

 

En 2014 levantó su primer trofeo dentro del circuito WTA en Hobart, Australia, tras vencer a la checa Zakopalova. Aquel mismo año tomó la decisión de jugar en representación de España y no de Venezuela, su país de origen. Llegó a los cuartos de final de la Fed Cup 2017 y a esa misma instancia en los Juegos Olímpicos de Tokio, como resultados más destacados, mientras que también disputó la Copa Hopman 2019 en pareja con David Ferrer.

 

Su primer gran logro a nivel individual llegó en el WTA 1000 de Pekín 2015, segundo título de su carrera, pero fue al año siguiente que se llevó el premio mayor. Superó, nada más y nada menos, que a Serena Williams y se consagró en Roland Garros. En 2017 volvió a vencer a la estadounidense, esta vez en la definición de Wimbledon. Fueron sus únicos dos títulos de Grand Slam, a los que tenemos que sumar las finales perdidas de Wimbledon 2015 y del Abierto de Australia 2020 ante Serena y Sofía Kenin respectivamente.

 

Estos logros le valieron para clasificarse, en 2015, por primera vez en su carrera a las WTA Finals en 2015, año en que obtuvo el mejor resultado de su carrera en este torneo hasta su participación en el año 2021. Como segunda preclasificada, superó el round robin con pleno de victorias frente a Kvitova (4), Kerber (6) y Safarova (8) y acabó cayendo en semifinales contra Radwanska (5), a la postre campeona. Hasta que en el año 2021, consiguió este título de tanto prestigio en la final frente a Annet Kontaveit por 6-3 y 7-5.

 

En septiembre de 2017, semanas después de ganar en Cincinnati el segundo de sus tres WTA 1000, alcanzó el primer puesto del ranking mundial. Fue la segunda jugadora española en lograrlo, más de 20 años después de Arantxa Sánchez Vicario, con la particularidad que se mantuvo en esa posición nada más que cuatro semanas hasta que la desplazó Simona Halep.

16 TITULOS WTA EN SINGLES

5 TITULOS WTA EN DOBLES

2 TÍTULOS DE GRAND SLAMS

Su sueño de ganar Roland Garros y ante Serena Williams :

Su segundo grand slam en Wimbledon :

Aquí recibiéndose de ‘maestra’ en el WTA Finals :

garbine-muguruza-de-espana-derrota-a-christina-mchale-de-usa-en-el-dia-abierto-de-miami-5-