Carlos Alcaraz hizo historia en Miami

MASTERS 1000 de MIAMI - Carlos Alcaraz alcanzó un importante hito el domingo al ganar el primer Masters 1000 de su carrera a los 19 años. Pero más allá del resultado, sin dudas también se recordará la comunión con su entrenador. Juan Carlos Ferrero, que regresó de España un día antes de la final tras el dolor de la pérdida de su padre, y no quiso perderse el desempeño de su jugador en Miami.

Carlos Alcaraz hizo historia en Miami

Miami, el sábado por la noche. Juan Carlos Ferrero se reencuentra con Carlos Alcaraz, al que tuvo que dejar solo en Florida. Pero era Ferrero el que necesitaba apoyo y consuelo. El entrenador vio a su alumno acercarse a él y abrazarlo. No le había contado a su hijo su regreso a Estados Unidos. No lo sabía, me ha sorprendido", dijo el joven campeón español. Tenerlo conmigo en el palco para mi primera final de Masters 1000 fue realmente genial".

Este inicio de la primavera marcará para siempre una etapa importante en la incipiente carrera del murciano. Para Juan Carlos Ferrero, la confusión de sentimientos es máxima. En el transcurso de unos pocos días, vivió una pena dolorosa, la pérdida de su padre, y un inmenso orgullo con la coronación de su pupilo. Nadie presenció el abrazo entre los dos hombres "en directo", pero todo el mundo pudo ver el segundo el domingo por la noche en el Hard Rock Stadium, tras la victoria final de Carlos Alcaraz sobre Casper Ruud 7-5 y 6-4, para que ‘Carlitos’ se convierta en el primer ganador en Miami en la historia del torneo de nacionalidad española.

Una secuencia muy impactante, con un Ferrero entre lágrimas, que atestigua la fuerza del vínculo entre el ex número uno del mundo y el joven que espera alcanzar algún día esa cima. Desde el punto de vista profesional, esta asociación es como una unión perfecta. Pero humanamente hablando, la relación no es menos fuerte. "Para tener éxito en el trabajo, hay que tener una relación en la que la amistad y la lealtad desempeñen un papel importante", dijo el domingo el ganador del Abierto de Francia de 2003. Tras la final, como ya hizo a principios de semana, Alcaraz firmó la cámara de la cancha (costumbre que se realiza siempre al final del partido), para rendir homenaje al padre de su entrenador con este mensaje: "Eduardo siempre con nosotros".

El nivel excelso de Carlos Alcaraz a principios de año se hizo notar en grande, y los especialistas indican al joven español como uno de los predecesores de Rafael Nadal y quedará, a partir de lo que se viene, implícitamente en manos de ‘Carlitos’ . Se viene la temporada de polvo de ladrillo, donde siempre los españoles son favoritos y tienen un plus en este tipo de superficie, y todas las miradas están puestas en Roland Garros y lo que puede llegar a dar este joven, que deja de ser tan joven, para convertirse en una realidad y para el peligro de cada rival al que deba enfrentarlo.