París y Buenos Aires, el foco de la semana tenística

Novak Djokovic llegó a la capital francesa, tal como él mismo declaró en conferencia de prensa, con el objetivo de asegurarse el número 1 del mundo a final de año y viajar a Turín sin esa presión extra.

París y Buenos Aires, el foco de la semana tenística

Master 1000 de París Bercy

Novak Djokovic llegó a la capital francesa, tal como él mismo declaró en conferencia de prensa, con el objetivo de asegurarse el número 1 del mundo a final de año y viajar a Turín sin esa presión extra. Para ello necesitaba alcanzar la final o que Daniil Medvedev no lo hiciera.

Y lo logró. Luego de una ajustada semifinal ante Hubert Hurkacz, al que venció por 3-6, 6-0 y 7-6, se convirtió en el primer tenista en finalizar siete temporadas como líder de la clasificación mundial. Lo logró en 2011, 2012, 2014, 2015, 2018, 2020 y ahora 2021, superando las seis de Pete Sampras, quien lo consiguió de manera consecutiva entre 1993 y 1998.

No conforme con esto, una vez instalado en la final fue por más y se quedó con su sexto título en la ciudad luz, récord absoluto para este torneo, justo el doble que Boris Becker y Marat Safin, sus más inmediatos perseguidores. Ya lo había conseguido en 2009, 2013, 2014, 2015 y 2019

Por si fuera poco, llegó a 37 Master 1000 y rompió la igualdad con Rafael Nadal. Récords y más récords para un jugador de época que, a medida que pasan los días, se va haciendo un lugar cada vez más grande en la discusión sobre el GOAT del tenis. La semana próxima buscará uno más: igualar a Roger Federer como máximo ganador de las ATP Finals.

Los resultados de este 2021, así como también los clasificados al Torneo de Maestros, confirman que la Next Gen (Medvedev, Zverev, Tsitsipas y Thiem, principalmente; Hurkacz, Ruud, Sinner, Alcaraz, más atrás) llegó para quedarse, pero que Nole aún seguirá dando pelea y Rafa probablemente también lo haga cuando pueda volver a agarrar ritmo.

La final en París es un fiel ejemplo de esto. Después de un primer set adverso en el que Medvedev sacó provecho de los intercambios de revés a revés, tal como lo había hecho en la final del US Open, el serbio utilizó el slice como escapatoria a esa situación que lo incomodaba. Ese tiro le permitió incomodar al ruso y generar lugar para ser más agresivo y cambiar direcciones en ejecuciones posteriores. Además, apeló a un recurso poco visto en él: saque y red. Lo hizo 39 veces, ganando 19 y perdiendo 17.



WTA 125 de Buenos Aires

Más allá de que no se hayan visto grandes resultados para las tenistas locales, el simple hecho de que Argentina volvió a hospedar un torneo WTA, algo que no sucedía desde 1987, es una grandísima noticia para nuestro tenis.

Con la ausencia de Nadia Podoroska por lesión, Victoria Bosio, Maria Victoria Burstein, Martina Capurro Taborda, Lourdes Carlé, Julieta Estable, Sol Faga, Sofía Luini, Luciana Moyano, Jazmín Ortenzi y Solana Sierra fueron las representantes albicelestes en el cuadro principal. Solo la última de ellas logró superar el debut, cayendo, luego, en segunda ronda.

La falta de rodaje internacional es, quizás, la razón que mejor explica este desempeño. Martin Jaite, director del evento, dio cuenta de ello: “Nuestras jugadoras están acostumbradas a jugar entre ellas. Cuando empezás a enfrentar a otras rivales, a entrenarte con ellas, levantás tu nivel. Uno de los objetivos de este torneo es que las tenistas de nuestro país puedan estar en contacto con un tenis más profesional”.

La nota positiva la dio Lourdes Carlé en el dobles. La bonaerense de 21 años, quien había tenido acción en la Billie Jean King Cup frente a Kazajistán en abril, rozó la gloria en el dobles. En pareja con la griega Despina Papamichail, su vencedora en singles, tuvieron tres match points en la final ante la georgiana Ekaterina Gorgodze y la rumana Irina Bara, pero terminaron cayendo por 5-7, 7-5 y 10-4.