Lo que dejaron los Juegos Olímpicos

Breve resumen del tenis en Tokio 2021: la furia de Djokovic, la gloria de Zverev, la hazaña de Carreño Busta, el sueño que se hizo realidad para Bencic, la buena performance del equipo ruso y la decepción estadounidense

Lo que dejaron los Juegos Olímpicos

En el debate sobre quién debe ser considerado el mejor tenista de todos los tiempos, que está siempre sobre la mesa, se le suele restar importancia a los Juegos Olímpicos. Dentro de la categoría de “Big Tournaments”, los Grand Slam e incluso el Torneo de Maestros son más valorados.

De todos modos, las reacciones de Novak Djokovic en el partido por la medalla de bronce que perdió ante el español Pablo Carreño Busta vinieron a derribar esta idea, al menos en su caso particular, y ponen de manifiesto, una vez más, por qué el gran público del tenis prefiere a Federer y Nadal antes que al serbio, independientemente de la cantidad de títulos que gane uno u otro.

El número 1 del mundo llegó a Tokio como el gran favorito. Acumulaba 19 partidos invicto entre sus conquistas en el ATP 250 de Belgrado II, Roland Garros y Wimbledon. No perdía un partido oficial desde la final del Master 1000 de Roma disputada hace más de dos meses. Además, habiendo ganado los tres Grand Slam disputados en el año, aspiraba al Golden Slam que solo Steffi Graff logró.

La derrota con Alexander Zverev en semifinales vino a derrumbar todo aquello y trajo al presente los fantasmas del pasado. Tercera semifinal que el serbio alcanzaba en Juegos Olímpicos, tercera caída. Anteriormente, en Beijing 2008 perdió con Nadal (le ganó el bronce a James Blake) y en Londres 2012 cayó con Murray y luego con Del Potro.

De esta manera se explica el enojo con el que se lo vio en pista al dar un raquetazo al logo olímpico situado en la red o al dejar “plantada” a su compatriota Stojanovich en el partido por el bronce del dobles mixto. Igualmente, de ningún modo se justifican sus actitudes. En París 2024 tendrá, muy probablemente, la última oportunidad de conseguir el último título grande que le falta en su palmarés.

Como curiosidad, cabe destacar que cada jugador que venció a Nole en semis terminó quedándose con la medalla de oro. En este caso, el que se llevó el premio mayor fue el talentoso Zverev, de quien se duda más de su fortaleza mental que de sus cualidades tenísticas. Jugando al mejor de tres sets, donde Novak es menos invencible, los miembros de la Next Gen aparecen con más chances de triunfar y Sascha supo aprovechar sus chances en Tokio de la mejor manera. Así, le dio a Alemania su tercer título olímpico en tenis tras el de Graff en 1988 y el de Boris Becker/Michael Stich en 1992.

Mención especial para Pablo Carreño Busta, quien venció al número 1 (Djokovic) y número 2 (Daniil Medvedev) del mundo para ubicarse en el último lugar del podio. El segundo puesto fue para Karen Khachanov, debutante olímpico. El oriundo de Moscú colaboró para que Rusia sea el país con más preseas con tres. Aquí hay que agregar la medalla de oro de Andrey Rublev y Anastasia Pavlyuchenova en dobles mixto, quienes ganaron todos sus partidos en super tiebreak, incluida la final ante sus compatriotas Elena Vesania y Aslan Karatsev.


El medallero completo del tenis en Tokio 2021:

Rusia: un oro y dos platas.

Suiza, República Checa y Croacia: un oro y una plata.

Alemania: un oro.

España, Ucrania, Nueva Zelanda, Brasil y Australia: un bronce.

Otra de las grandes protagonistas de estos Juegos Olímpicos fue Belinda Bencic. La suiza, quien manifestó haber recibido un llamado el día previo a la final en el que Federer le dijo “hoy es un buen día para hacer realidad tus sueños”, consiguió el oro en singles y la plata en dobles (junto con Golubic perdieron la final ante las checas Kerjcikova y Siniakova). De esta manera, igualó justamente a Roger como únicos dos tenistas suizos con más de una medalla olímpica y quedó en la puerta de igualar a Venus Williams (2000), Nicolás Massú (2004) y Serena Williams (2012) como únicos con dos oros en una misma edición olímpica.


Como curiosidad, cabe mencionar que, por primera vez en la Era Abierta, Estados Unidos no obtuvo ninguna medalla. Son los dominadores del medallero histórico con 21 oros, 6 platas y 12 bronces, pero en esta oportunidad no lograron seguir incrementando sus gloriosas cifras. Dentro de tres años, en París, la oportunidad de volver a intentarlo.