Las cinco medallas olímpicas del tenis argentino

Nos metemos en el baúl de los recuerdos y recordamos las gestas de Sabatini, Frana-Miniussi, Suárez-Tarabini y Del Potro, los únicos tenistas argentinos en subirse al podio de unos Juegos Olímpicos.

Las cinco medallas olímpicas del tenis argentino

Gabriela Sabatini - Seul 1988

En Seúl 1988, Gabi vivió un sueño dentro y fuera de la pista, ya que, con tan solo 18 años, fue elegida como abanderada de la delegación argentina. “Era muy difícil tomar conciencia de la dimensión que eso significaba, siendo tan joven. Fue un honor y un orgullo que me hayan elegido para representar a mi país y a mis colegas deportistas”, comentó años más tarde.

Eliminada tempranamente en el dobles junto a su amiga Mercedes “Mecha” Paz, puso todo su enfoque en la competencia individual. Tras un aplastante 6-1 y 6-0 en primera ronda ante la yugoslava Sabrina Goles, le tocó verse las caras contra la alemana Sylvia Hanika, ex número 5 del mundo, y la bielorrusa Natasha Zvereva, vigente semifinalista de Roland Garros. Con algunas dificultades frente Hanika (la venció por 1-6, 6-4 y 6-2), Gabi sacó adelante ambos partidos y continuaba en carrera.

En semifinales, con una medalla asegurada, su actuación fue sobresaliente: doble 6-1 a la búlgara Manuela Maleeva. En la gran final la esperaba la magnifica Steffi Graff, número 1 del mundo y ganadora de los cuatro torneos de Grand Slam aquel año.

La marplatense plantó cara, pero no pudo con una de las mejores tenistas de la historia Con el tiempo, aquella medalla plateada fue cobrando cada vez más valor en su recuerdo: “Como el tenis no era parte de los JJOO, durante mi infancia no tenía la ilusión de ganar una medalla. Además, la que gané me la dieron después de perder la final, por eso no la disfruté tanto. Hoy en día, la tengo como uno de mis trofeos más queridos. Para mi, los JJOO fueron muy especiales, se siente una energía diferente. Aún me emociona cuando veo deportistas argentinos en los Juegos”.



Javier Frana y Christian Miniussi - Barcelona 1992

A diferencia de lo sucedido con Sabatini, en quien estaban depositadas todas las esperanzas de podio para el tenis argentino, lo de Frana y Miniussi fue más bien una sorpresa. Obtuvieron la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992 en un torneo de dobles que no los tenía, ni por asomo, entre los candidatos.

Antes de caer en semifinales contra los alemanes Boris Becker y Michael Stich, quienes terminarían siendo los campeones, tuvieron que sortear más de una dificultad en pista.

En segunda y tercera ronda, enfrentaron a Guy Forget-Henri Leconte (Francia) y Jakob Hlasek-Marc Rosset (Suiza) respectivamente. Ante los primeros, uno de los principales favoritos tras haber ganado la Copa Davis el año anterior, remontaron tras arrancar perdiendo sets. Frente a los segundos, se repusieron de una desventaja de 1-2 en sets.

En este contexto, llegaron diezmados desde lo físico a las semis, donde perdieron jugando nuevamente cinco sets. De todos modos, guardan aquel tercer puesto como su trofeo más valioso.“Fue un momento muy especial. El partido de cuartos de final fue emocionante porque nos aseguramos la medalla en los Juegos. En lo personal, una de las cosas más lindas de mi vida”, comentó Frana, quien el año anterior había sido finalista de Wimbledon.



Paola Suárez y Patricia Tarabini - Atenas 2004

La historia de Suárez y Tarabini camino al bronce en Atenas 2004 fue muy especial. “Poli” había sido campeona del Abierto de Australia y Roland Garros aquel mismo año y era número 1 del mundo, por lo que podía elegir quien fuera su compañera de equipo. Su elección generó polémica, ya que se inclinó por una jugadora que, si bien tenía una rica historia como doblista, estaba retirada.


A lo largo del torneo atravesaron momentos adversos durante casi todos sus partidos, pero iban ganando y fueron enamorando al público argentino. Remontaron un set de desventaja ante las españolas Arantxa Sanchez Vicario y Anabel Medina en primera ronda y se dejaron un set también en los cuartos de final frente a las francesas Sandrine Testud y Nathalie Dechy. Entre medio de ambos encuentros, la victoria más cómoda: 6-2 y 6-4 a las japonesas Saori Obata y Akko Morigami.

Instaladas entre las cuatro mejores, necesitaban un nuevo triunfo para asegurarse una medalla. Aquel partido de semifinales, contra las chinas Ting Li y Sun Tiantian, hasta el día de hoy duele. Se pusieron 6-5 y saque en el set decisivo para ganar el encuentro, pero no lograron cerrarlo y sus rivales se lo terminaron ganando por 9-7.

Dos días más tarde, vs Ai Sugiyama y Shinobu Asagoe de Japón, el mejor premio consuelo. Victoria con mucha autoridad por doble 6-3 para subirse al último lugar del podio. Tiempo después, Tarabini contó lo que Suárez le había dicho tras aquel gran logro: “En el vestuario, después de ganar, Poli me dijo que me diera cuenta que habíamos logrado algo que mucha gente no consigue en toda su carrera. Entramos en la historia”.


Juan Martín Del Potro - Londres 2012 y Río de Janeiro 2016

Campeón de 22 títulos ATP, entre ellos el US Open e Indian Wells, finalista del Torneo de Maestros, ex número 3 del mundo y segundo jugador con más victorias ante el Big Three (17), entre otros logros. Si la carrera de Juan Martin Del Potro no es aún más gloriosa, mucho tienen que ver las lesiones que aún lo tienen a maltraer.

De todos modos, los Juegos Olímpicos han sido siempre una buena noticia para el tandilense. Tras renunciar a jugar en Beijing 2008, priorizando disputar la gira estadounidense de torneos sobre canchas rápidas, Londres 2012, disputado sobre el césped de Wimbledon, fue su primera participación olímpica. Avanzó a paso firme hasta las semifinales, cediendo apenas un set en tercera ronda contra el francés Gilles Simon.

En la anteúltima ronda, frente a Roger Federer, disputó el partido más largo de toda la historia al mejor de tres sets. Tuvo sus chances, pero finalmente el suizo se lo terminó llevando con un épico 3-6, 7-6 y 19-17. A los dos días debía jugar el partido por el bronce con Novak Djokovic, pero no lograba salir de la decepción que le generaba aquella derrota: “Me la pasé llorando. Cuando me desperté, fui a jugar sin tener mucho que perder porque ya lo había perdido todo con Roger. Todos creían que se iba a subir al podio Nole. Cuando me vieron llegar a la premiación, estaban sorprendidos, incluido Roger, que me preguntó ‘¿Qué pasó?, ¿Por qué está acá?’”

Tras vencer al serbio por 7-5 y 6-4, la medalla de bronce fue un merecido premio para Juan Martin, que igualmente se quedó con la espina clavada por no llegar a la final. Esa deuda la saldó cuatro años más tarde. En Río 2016, otra semifinal para el recuerdo, que esta vez cayó de su lado. Agónica victoria 5-7, 6-4 y 7-6 ante Rafael Nadal para llegar a la final, donde cayó en cuatro ajustados sets con Andy Murray.

Más allá de no haber podido llevarse el premio mayor en aquella ocasión y de la frustración que le generó no poder estar en Tokyo este año debido a las lesiones, Delpo es parte de la historia grande del olimpismo argentino como el único tenista de nuestro país con dos medallas.