La Next Gen Argentina

Dos títulos de Grand Slam (Gaudio en Roland Garros 2004 y Del Potro en el US Open 2009), uno en el Torneo de Maestros (Nalbandian en 2005) y cinco de Master 1000 (Cañas en Toronto 2002, Coria en Hamburgo 2003-Montecarlo 2004 y Nalbandian en Madrid y París 2007).

La Next Gen Argentina

Además, finales perdidas en cada una de estas categorías de torneos, también en la Copa Davis, y múltiples presencias en las instancias decisivas, entre los que tenemos que incluir a Mariano Puerta, Agustín Calleri y Juan Ignacio Chela. La Legión.

La primera década del Siglo XXI fue, sin dudas, la década dorada en la historia del tenis argentino. En la actualidad Diego Schwartzman ha ido acumulando grandes actuaciones, pero no al nivel de los mencionados en el primer párrafo, y con un Juan Martin Del Potro muy maltratado por las lesiones, vivimos con gran nostalgia el recuerdo de aquella inolvidable generación.

De todos modos, está apareciendo una nueva camada que se quiere abrir camino entre los grandes. Dentro del Challenger Tour, Argentina es el país con más títulos en 2021. Un total de 17, superando a potencias cuyos deportistas cuentan con gran apoyo económico como Estados Unidos (13), España (11) y Francia (9).

Pondremos el foco en Sebastián Báez y Juan Manuel Cerundolo, los dos jugadores con mejor proyección a futuro, aunque también hay otros como Tomás Etcheverry, Francisco Cerundolo y Thiago Tirante, todos ellos con buena perspectiva de crecimiento.

Báez, reciente campeón del Challenger de Buenos Aires, cumplirá 21 años el próximo mes de diciembre y está teniendo en 2021 la mejor temporada de su corta carrera. Ya se vislumbraba un gran talento cuando ganó Roland Garros Junior en 2018 y alcanzó el primer puesto del ranking de dicha categoría, pero es en la actualidad que se ve su mejor versión.

Disputó ocho finales en Challengers con un balance de cinco títulos y tres finales perdidas. Además, debutó a nivel ATP en Hamburgo, torneo en el que ingresó como Lucky Loser, y superó a Corentin Moutet en primera ronda, pero no pudo presentarse a jugar el segundo partido tras contagiarse de Covid-19.

Desde las limitaciones que le impone su baja estatura (1,70 mts.), como junior siempre se destacó su gran juego defensivo y su despliegue físico dentro de la cancha. Sin embargo, este año logró encontrar variantes para que su juego resulte más competitivo en la transición hacia el profesionalismo. Empezó a jugar más con slice, a tirar drops y a cambiar direcciones para generar el lugar para ser más agresivo.

Luego, el caso del menor de los Cerundolo es muy particular. Aún con 19 años ya se ubica dentro de los primeros 100 jugadores del mundo y cuenta en su palmarés con el título del ATP 250 de Córdoba. Fue el primero en su debut absoluto en esta categoría de torneos. Luego, “La Compu”, como se lo apoda por su gran capacidad estratégica, se alzó con otros tres trofeos Challenger.

Ambos gozan del mejor ranking de su carrera (Báez 112°, Cerundolo 85°) y están clasificados para las Next Gen ATP Finals de Milán. Una gran oportunidad para medirse contra los mejores jugadores jóvenes del mundo, seguir creciendo como ya lo vienen haciendo y soñar con un 2022 que los tenga, definitivamente, dentro del circuito profesional.